vertex






creer en ellos hasta conmoverlos

como una montaña que se echa al mar

arrancarles el lugar

llevar/se/los a un grano de arena:
al desierto absoluto que es un solo grano de arena







si uno ve la montaña es por la cantidad de fe puesta en el cielo alrededor 
contrastante
hata el punto de arrojarla a su propio vacío 
a su no-ser, a su poder-no-estar-ahí ¿dónde entonces?
el mar, espejo de cielos, deshace toda linea de contraste en su abismo superficial
y todo lo visible desmenuzado cabe en el fluctuar de uno de sus puntos



según testimonio de Masaki Iwana en Verda Utopio #5


y con NIEMAND en "les champs" de l’innocence:

"pour tout ce qui ne pouvait recevoir de limites.








malgré leur éloignement abyssal,
sa croyance et sa raison coururent le même risque."



heterotopías







universos cuya huella sería muy imposible detectar

en el intersticio de sus palabras, en el espesor de sus relatos, o incluso en el lugar de sus sueños, en el vacío de sus corazones; en pocas palabras, es la dulzura

recorte, en el espacio que ocupa, donde realmente vive, donde trabaja, lugares utópicos y, en el tiempo en que se atarea, momentos ucrónicos.
Esto es lo que quiero decir. No se vive en un espacio neutro y blanco; no se vive, no se muere, no se ama en el rectángulo de una hoja de papel. Se vive, se muere, se ama en un espacio cuadriculado, recortado, abigarrado, con zonas claras y zonas oscuras, diferencias de niveles, escalones, huecos, protuberancias, regiones duras y otras desmenuzables, penetrables, porosas. Están las regiones de pasaje, las calles, los trenes, los metros; están las regiones abiertas del alto transitorio, y después están las regiones cerradas del reposo y de la propia casa. Ahora bien, entre todos esos lugares que se distinguen unos de los otros, hay algunos que son absolutamente distintos:

 lugares que se oponen a todos los otros, que están destinados de algún modo a borrarlos, a compensarlos, a neutralizarlos o a purificarlos. Son de alguna manera contraespaciosLos niños conocen perfectamente


esas impugnaciones míticas y reales del espacio donde vivimos.


yuxtaponer en un lugar real varios espacios que normalmente, serían, deberían ser incompatibles. hace suceder sobre el rectángulo de la escena toda una serie de lugares ajenos. una gran escena rectangular en cuyo fondo, sobre un espacio de dos dimensiones, se proyecta un espacio nuevamente de tres dimensiones.
El tradicional jardín persa es un rectángulo que está dividido en cuatro partes, que representan los cuatro elementos de que está compuesto el mundo, y en cuyo medio, en el punto de unión de esos cuatro rectángulos, se encontraba un espacio sagrado: una fuente, un templo. Y alrededor de ese centro, toda la vegetación ejemplar y perfecta del mundo debía encontrarse reunida. Ahora bien, si se piensa que los tapices orientales eran, en el origen, reproducciones de jardines -en el sentido estricto, "jardines de invierno
El jardín es un tapiz donde el mundo en su totalidad viene a consumar su perfección simbólica, y el tapiz es un jardín móvil a través del espacio.

Se ve que todas las bellezas del mundo vienen a concentrarse en ese espejo. El jardín, desde el fondo de la Antigüedad, es un lugar de utopía.

ligadas a recortes singulares de tiempo. 

siempre tienen un sistema de apertura y de cierre que las aísla respecto del espacio circundante.

 la idea de constituir un espacio de todos los tiempos, como si ese espacio pudiera estar él mismo definitivamente fuera de todo tiempo


Hay, sin embargo, heterotopías que no están ligadas al tiempo según la modalidad de la eternidad, sino según la modalidad de la fiesta; heterotopías no eternizantes, sino crónicas. 
puesto que en vez de servir para acumular el tiempo, sirven al contrario para borrarlo y volver a la desnudez, a la inocencia del primer pecado. 

Las heterotopías son la impugnación de todos los otros espacios.

a decir verdad, una vez que se está adentro, uno se da cuenta de que es una ilusión y de que se entró a ninguna parte: la heterotopía es un lugar abierto, pero con la propiedad de mantenerlo a uno afuera.

creando una ilusión que denuncia al resto de la realidad como si fuera ilusión, o bien, por el contrario, creando realmente otro espacio real tan perfecto, meticuloso y arreglado cuanto el nuestro está sin orden, indispuesto, confuso.





Y si pensamos que el barco, es un trozo de espacio flotante, un lugar sin lugar, que vive por sí mismo, cerrado sobre sí, libre de un sentido, pero entregado fatalmente al infinito del mar y que, de puerto en puerto va a buscar lo que encubren de más precioso en esos jardines orientales que evocábamos en su momento,

"allí persigo el gran deseo abstracto que a veces se desprende de algunas figuras que nunca llegué a amar."



Michel Foucault








derecha- Photograph from Anarchitecture 1974Estate of Gordon Matta-Clark 
arriba- Frank Lloyd WrightSteel Cathedral (project) New York, 1926



taranta







La Taranta - Gianfranco Mingozzi (1962) 


Questa è La terra di Puglia e del Salento spaccata dal sole e dalla solitudine dove l’uomo cammina sui lentischi e sulla creta; scricchiola e si corrode ogni pietra da secoli .





Avara è l’acqua a scendere anche dal cielo. Gli animali battono con gli zoccoli un tempo che ha invisibili mutamenti. I colori sono bianchi, neri, ruggine.





E’ terra di veleni, animali e vegetali, qui esce nella calura Il ragno della follia e dell’assenza, si insinua nel sangue di corpi delicati che conoscono soltanto il lavoro arido della terra, distruttore della minima pace del giorno.





L’estate, la stagione pesante dei greci, scivola come polvere, accecca l’acqua nei pozzi, la luce bianchissima stride negli occhi e la noia penetra nell’interno dell’uomo matura verso l’irrazionale i suoi sentimenti, deforma gli istinti.
 I tarantati dicono di sentire la noia all’inizio del male: male che viene curato con le cadenze di una musica fortememte ritmata e continua e con la danza della piccola taranta: la tarantella.





La tarantata si fa ragno…diventa il ragno che è in lei. Il suo pensiero si nutre in ritmo puro e nel movimento quasi meccanico sorgono figure di liberazione.

Passo su passo cerca il suo equilibrio spiritule accerchiando la vertigine su curve musicali sempe più vibranti fino alla scomparsa dei sensi.












(los detractores 
permanezcan al corriente)

suffectura






¿Parecen algo corpóreo que la niebla lograra borrar en unos instantes... o algo ideado, pensado, y que empezara, de pronto, a tomar cuerpo, a convertirse en piedra? Siempre, por lo demás, se está aquí en una extraña situación, diríamos, de metamorfosis inminente, acechante. Todo aquí parece estar a punto de volverse otra cosa.


 no como algo sin color, sino como algo que lo ha perdido. Es, desde luego, un rostro de una gran perfección, de un gran rigor, de un gran vigor, construido y sostenido por leyes muy rigurosas y vigorosas, pero... terriblemente delicado. En las comisuras de los labios hay como una intimidad que da un poco de sofoco, de sonrojo, y no por el deseo que pudiéramos sentir, sino porque se tiene la sensación de sorprender algo, más que sensual, demasiado íntimo, demasiado propiosuyo en extremo, o mejor, no ya suyo, de ella, sino... para ella.

En la belleza -absoluta, pura- hay algo de... 
inhóspito y como vedado, que ha vuelto siempre loco; se diría que el hombre no ha sabido comprender que la belleza existe, sí, pero no para esto o aquello, ni para nuestro uso, aunque tampoco... inútilmente, vanamente.

Quizá lo que ha querido, de una manera oscura, el hombre, al toparse con la belleza, ha sido más bien... 
borrarla, salir de ella, liberarse, desembarazarse de ella, y no como él ha supuesto siempre con tanta ingenuidad, apropiársela, es decir, poseerla.

"Poseerla" sería, pues, como una sustitución. Pero entonces quizá todo, o casi todo, lo que 
vivimos no sea más que... sustituciones.



no es sólo un lugar, sino una... existencia, y nos hace, armoniosamente, ser personas de esa existencia suya. Porque si le damos tiempo puede empujarnos, enseñarnos a ver, a ser nosotros... en ella, desde ella. Nos ofrece una posibilidad del ser y del vivir; nos da como un... sentimiento de vida, de la vida, un sentimiento nuevo, inesperado -o perdido- de vida.

Porque es, ante todo, un espacio, una concavidad; es la palma de una mano -una mano extendida al aire, a la lluvia, a la luz-; es un refugio abierto, expuesto a la intemperie. y nos regala una forma de estar, del estar, del sentirnos sin apenas movernos, ya que ese punto en donde por casualidad estamos, en donde por casualidad nos encontramos, es como un centro, un centro... suficiente.




Ramón Gaya - Diario de un pintor 
imagen - Rolleiflex. Robert Rauschenberg y Cy Twombly en Venecia. 

verlan




















En la densa selva donde viven los kalulis,  es dificil ver a lo lejos, de modo que el mapa del espacio se traza con sonidos:

kegui kegui kegui
una Mina de cara Amarilla

salabih salabih
trina el Martin Pescador

jaw-guuuu el viento pasa por la selva
y una hoja seca cae ¡
dejguej! del árbol del pan

ijjjjjjj el zumbido de las cigarras
dej dej dej dej dej
el chupeteo de los murcielagos comiendo fruta

godó godó godó el hacha corta el árbol
guuuuu el árbol cae por el aire y
¡
gah! retumba contra el suelo

sehlih sehlih los cuchillos se afilan en una piedra
tikitikitiki la máquina de escribir del antropólogo
behdehbehdehbehdeh su generador Honda

ti ti titi ti ti gotea el agua tras la lluvia
y cae 
gugu gugu gugu gugu gugu 
desde los tubos de bambú en el techo de la casa comunal


Un kaluli vive en dos mundos: el mundo visible de la gente y el mundo de sus reflejos, donde la gente vive como jabalís o casuarios en las laderas del monte Bosavi. 

Cuando alguien muere, el reflejo también desaparece y se convierte en un pájaro en el mundo visible. 
Los pájaros se ven unos a otros como personas, y sus reclamos son de personas que hablan entre sí. 
El tránsito de la vida es de niño a pájaro.



Las canciones humanas son cantos de pájaros y las palabras de un canto se llaman “palabras de sonido de pájaro”. 
Son “palabras al revés”, palabras comprensibles pero completamente distintas a las del lenguaje hablado, palabras que tienen un significado por debajo, en otro lado. 
Todas las metáforas se basan en pájaros, árboles, tierras y aguas. 
Los cantos son en primera persona: el cantante se encuentra solo lejos de su hogar.
Describen un trayecto en el que cada nombre de lugar evoca asociaciones nostálgicas, pues un árbol es una casa, un jardín es comida, un pájaro es una persona, la vida es un mapa y el canto es un sendero que lo recorre.




En la lengua bosavi, la palabra para “mañana” es la misma que para “ayer”. 
La palabra ya no se aplica a la sociedad kaluli, si no a los mismos pájaros que antaño fueron kalulis.

ii-yehhh-u
ii-yehhh-u
susulubii susulubii susulubii

aún están en los árboles.






Eliot Weinberger, Algo elemental
imagen- Masao Yamamoto


enseveli

  




al oscurecer, un mensaje de Marianela León, antes de quedar recluida, que viene a decir:

        lluvia si a flor
        pese a todo, hoy
        enterré a un pajarito
        pechito negro
        próspera isla